Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de catedraparalapazvenezuela.over-blog.es

Bien estar y evocación de la paz

28 Noviembre 2010 , Escrito por catedraparalapazvenezuela.over-blog.es

Bien estar y evocación de la paz

Por Carmen Gamargo LagonellS5030226.JPG

 

  

La búsqueda de un concepto que nos abarcara, como expresión de nuestra cultura, ha permanecido en mi mente por muchos años, el profesor Efrén Barazarte me ha facilitado el proceso.   Me permito las palabras de su  enjundioso trabajo: La Paz como expresión de vida, lo cual representa la síntesis de lo que en vano yo buscaba.   En su trabajo,  el prestigioso universitario indica: “…práctica de la paz proveniente de significativos venezolanos…” (Efrén Barazarte.  Visión de la paz como práctica de vida. Ponencia presentada, como invitado especial,  en el Encuentro de Paz.  UPEL-Maracay, 2010).  Es mi consideración que hemos informar al resto de la humanidad los avances que los nacidos en esta tierra han realizado  por la paz.   

            Me refiero al “bien” y al  “estar”,   “Bien”,  porque a través del ejercicio de nuestra voluntad, estudio y perseverancia vamos a buscar dentro de nosotros y nuestro contexto, todo lo que nos conduzca hacia  la paz, como una búsqueda placentera e incesante,  de perfección y de lo mejor. Es la práctica de la teoría de los valores.  Es rastrear  lo positivo en la realidad. Ya expresado por Barazarte: Paz equivalente a perdón, paz consigo mismo,  transformación de la realidad, valor de la paz.  ¿Acaso no es eso lo que nos han manifestado   los diferentes ponentes en esta jornada?

             Estar”, utilizado  como existir. Significa convivir, encontrarse en esta Venezuela actual, no tenemos otra.  Sin embargo, considero que  pueden las circunstancias negativas ser cambiadas de manera silenciosa y a largo plazo, si cada uno trabaja conscientemente hacia la pesquisa de los factores que contribuyen con la estabilidad: personal, familiar, social…en fin de la humanidad en general, de ese otro que busca incesantemente el bien.  A partir de allí,  podemos referirnos al  bienestar, ahora sí, entendido como todo lo espiritual, mental y material que conduce a coexistir, disfrutando del  vivir bien.  Ubicarse en el contexto de manera placentera, con expansión constante, fijando los límites sólo donde comienzan los derechos del otro.  Han de estar en maravillosa danza todos, sin exclusiones: el individuo como persona única e irrepetible, la familia, la sociedad, la humanidad ¿Una utopía?  No he denegarlo. Si no establecemos ideales, poco podemos hacer,  al caminar sobre la realidad,  para su mejoramiento continuo.

            Incluyo la “evocación”, en el sentido de extraer de los recuerdos, lo que pueda alimentar la insustituible  imaginación en esa búsqueda de la  paz.  Es clamar, para que  la esencia de nuestra existencia acuda presurosa a socorrernos, para que hagamos consciente todo ese bagaje positivo de cimentación, el cual a menudo permanece oculto.  No me refiero sólo a nuestras remembranzas, sino a la memoria de nuestro ADN, esa herencia corporal, mental y espiritual de nuestros antepasados que nos nutre, aunque para algunos sea inutilidad pura.  No, mis queridos escuchas.  Si no hubiesen existido atisbos de la  paz en nuestro linaje, nosotros no estaríamos aquí.  Si nuestros antecesores no hubieran  trabajado en pro de la paz, no formaríamos parte de este grupo, afanándonos sobre el estudio y manifestación de este constructo  que hoy ocupa nuestra mente, corazón  y espíritu.

rosas_blancas____rosas_post.jpg

            En este momento, me gustaría que miraras a tu alrededor y encontraras  a alguien cuyo rostro te evoca  la paz de algunos de tus formadores.  Dirígete a él  suavemente y en pocos segundos, exprésale acerca de tu recuerdo.  Háganlo así con dos o tres personas más.  Vuelve a tu asiento y ahora, en pocas palabras explícale a quienes están cerca, cómo tu familia y la escuela que te formó fueron inyectando en ti la idea de la paz. 

 

            En este momento, cámbiate a un lugar cercano y explícale a esa otra persona cuáles son tus necesidades de paz y  cuál sería el plan para lograrlo.  Muévete otro poquitín más y dialoga sobre como vas a expandir tu idea de la  paz: escribiendo, dando clases, en conferencias y otras.

            Ahora en silencio.  Medita sobre lo que hablaste y escuchaste.  Piensa que has estado en contacto con representantes de la humanidad.  Si te movieras a Europa, Asia, África u otro continente, encontrarías seres humanos, similares a  los que han tenido contacto contigo en los minutos precedentes.

            ¡Ah!, no me recrimines.  Estoy consciente que también existen los que carecen de la paz, esos que no están aquí y probablemente no sean de nuestro círculo cercano. Estos aviesos,  fueron formados 30 años antes de nacer. ¿Sabes a lo que me refiero? ¿Habrá esperanza para ellos?  Por mi labor como educadora y terapeuta en centros de reclusión, considero que para algunos sí.  En relación con  la mayoría,  la labor será ardua, debilitante, agotadora,  incesante.   Tiene que establecerse con disciplina,  continua y sin embargo con espacios para recuperar fuerzas y rehacer caminos. .

            Lo importante es que reforcemos  los ya existentes núcleos generadores  de la paz, al mismo  tiempo que aprendemos de ellos.  El trabajo por la paz, a no dudarlo, beneficiará a nuestros descendientes. Es indispensable que tengamos conciencia de que mente y espíritu del bien están ayudándonos en la tarea, para realizar pequeños, valederos, flexibles  y estables  cambios, que nos permitan transformar la realidad hacia el  “bien” “estar”.

 

 

Doctora. Universidad del Sur. México

Doctoranda  Universidad de León. España

Doctora Honoris Causa UPEL-Maracay. Venezuela.

Maestría en Terapia Grupal. USA.

Postgrado en Orientación. DOME. Venezuela.

Profesora de Filosofía y Ciencias de la Educación. IPC. Venezuela.

galaviii@hotmail.com

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post

Miren de Tejada 08/10/2011 17:52



Hola gracias por tus comentarios; disculpa lo tarde en responder; no me habia percatado de tu intervención. Gracias por seguir mi blog de la paz y sugerirlo. Estoy tratando de optimizarlo y hacer
algo desde la web por contribuir al valor de la paz. saludos


Miren



Richard Pérez 02/01/2011 01:01



Muy inspiradoras sus palabras... es cierto, si hay algo por lo que el mundo clama, a veces en silencio, es por PAZ !!


Les felicito por este blog. Sobrio, bien organizado y variado ya que incluyen hasta videos. Espero que siga creciendo!! Ya les pasé recomendaciones con el link a 20 de mis contactos que sé que
les interesará el tema.


Seguimos en contacto!